lunes, noviembre 21, 2016

PABELLÓN DE ARABIA SAUDÍ

  • Arquitecto: Fitch Benoy

Fuente: Álvaro Pinel


 El Pabellón de Arabia Saudí se encontraba en el Camino de las Acacias, actual calle Leonardo Davinci, entre el Pabellón de Japón y el parque de los almacenes El Corte Inglés. En la parcela que dejó libre se encuentra actualmente el edificio que ocupa la empresa Asepeyo.

Interior del pabellón con la maqueta de Medina en primer plano
La primera piedra del edificio fue colocada un 19 de junio de 1991, menos de un año antes de la apertura de la Exposición Universal, de manos del comisario del pabellón, Abdullah Al Nuaim, y del, por entonces, todavía Comisario General, Manuel Olivencia.

El pabellón mostraba al visitante el pasado, presente y futuro del país, así como la fuerte vinculación que ha tenido a lo largo de la historia con Andalucía. Se concibió como un edificio efímero constituido por un entramado de tubos metálicos y bloques de hormigón, donde paredes de barro cocido y una gran tienda de tela de 1.000 metros cuadrados cubría la zona expositiva, a semejanza de las viviendas tradiciones árabes. Esta enorme lona, conformada por más de 300 alfombras beduinas tejidas a mano, se convirtió en récord guiness, al convertirse en la alfombra más grande del mundo.

Maqueta del pabellón


Las palmeras, paredes de agua y la arena, hacían del pabellón un pequeño oasis en medio de la Isla de la Cartuja. En cuanto a los contenidos, se agruparon en la llamada "Sala del desierto", donde el visitante podía admirar un antiguo ejemplar del Corán, maquetas de lugares sagrados del país, como la Meca y Medina, además de restos arqueológicos y audiovisuales, con los que mostrar la historia, cultura, diversidad y geografía de Arabia Saudí e, incluso se habilitó un lugar de culto (Mihrab) y oración para los visitantes de creencia musulmana.