domingo, noviembre 27, 2016

Hannover 2000. Tradición e innovación



 La Expo 2000 fue la primera Exposición Universal en Alemania y se celebró del 1 de junio al 31 de octubre de 2000 en el recinto ferial de la ciudad de Hannover bajo el lema Hombre, naturaleza y tecnología - origen de un nuevo mundo.

La Oficina Internacional de Exposiciones (BIE) decidió el 14 de junio de 1990 en París con un voto de mayoría contra Toronto a la ciudad de Hannover como sede de la Expo 2000.
En su candidatura se fijaron como objetivos lograr una exposición con visiones para el futuro y modelos para el equilibrio entre el hombre, la naturaleza y la tecnología con cara a presentar soluciones para la convivencia de más de 6 mil millones de personas en nuestro planeta.

Se construyó un parque temático con diversos pabellones recreativos de los principales problemas de la vida actual (trabajo, educación, salud, alimentación, medio ambiente, energía, necesidades básicas, conocimiento, movilidad, siglo XXI) y su proyección al futuro.

La Expo se realizó en el recinto de la Feria de Hannover, la más importante del país, que se encuentra en el barrio de Kronsberg, en la parte sur de la ciudad. Inicialmente se contaba con los terrenos de la Feria de Hannover, su superficie fue ampliada utilizando terreno libre al sur de la autovía Hannover - Fráncfort del Meno, quedando así la Expo repartida en dos zonas (norte y sur) unidas por un puente y un teleférico. En total se contaron con 160 ha (100 en la parte sur y 60 en la norte)...Muchos países se presentaron con originales pabellones levantados especialmente para la
ocasión y otros utilizarón las naves ya existentes y distribuidas en zonas geográficas. Tan sólo se hizo necesario construir un 30% de las instalaciones, y que al términar la Expo tuvieron que ser desmontadas, recicladas o nuevamente reinstaladas en alguna otra parte. Logrando así una exposición muy respatable con el ambiente.

Original fue la idea de presentar Proyectos internacionales para una mejor vida en el futuro. En total se recibieron 487 proyectos sostenibles, aplicables y eficaces de 123 países, que fueron reconocidos como proyectos oficiales de la Expo 2000'.

En los cinco meses que duró la Expo se registraron cerca de 18 millones de visitantes. Si se tiene en cuenta la cifra que se esperaba al inicio de la misma (unos 40 millones), se puede decir que la Expo no tuvo ni la mitad de éxito de afluencia del esperado. Esto dio como resultado que el balance general fuera negativo y que muchas empresas hayan registrado ganancias exiguas.

Los factores que influyeron a esto fueron el precio tan elevado de las entradas (semanas después de la inauguración tuvieron que ser rebajadas), la poca cobertura que se le dio en el extranjero y el mal tiempo reinante en los primeros meses.

España en Hannover


España se presentaría en la Exposición Universal de Hannover como un país innovador, solidario y comprometido con el medio ambiente, además de una moderna oferta artística.

Para España, el hecho de que la muestra se celebre en la frontera temporal del primer y segundo milenio, tras la expo sevillana, y tenga como escenario Alemania, uno de los centros neurálgicos del negocio turístico español, hace doblemente importante la participación. El pabellón español tiene interés ecológico: un anfiteatro desmontable de planchas de corcho 
que ocupa una superficie de 4.000 metros cuadrados, a cuyo interior se accede por los vanos que forman sus 43 columnas.

En el primero de los bloques temáticos que estructuran la visita el Pabellón, que supuso una inversión de 1.500 millones de pesetas, el visitante descubría la Sierra de Atapuerca, lugar donde fueron hallados los restos del primer europeo conocido: el Homo Antecesor.

El segundo bloque, titulado genéricamente "España es su gente", muestra las actividades de las organizaciones no gubernamentales que operan en el país y ensalza la solidaridad de los españoles. El recorrido continua por las secciones: Mirar al cielo para salvar la Tierra, en referencia a las labores de investigación del Instituto Astrofísico de Canarias, y España es una sola Tierra, por ser este país el que cuenta con la mayor diversidad de Europa en especies y espacios naturales -doce parques nacionales y más de 500 espacios protegidos-.

En el quinto apartado, La sala de la Palabra, presenta su pluralidad lingüística y ensalza el castellano como lengua que hablan más de 300 millones de personas, y convirtiéndose en el instrumento expresivo de una comunidad que abraza dos mundos y multitud de razas.

El último bloque lleva por título Diálogos de Arte, espacio en el que los artistas contemporáneos mostraron la capacidad creativa de España y sus vínculos con una sociedad humanamente más justa. La presentación de España se complementaba con un amplio programa cultural.

Pabellón de Holanda



 Se trató del pabellón más famoso de toda la muestra. Holanda es un país con alta densidad de población. Es el mejor ejemplo de cómo un país tiene que dar forma al entorno para satisfacer sus necesidades. Se trata de un país que en muchas ocasiones ha tenido que ganarle terreno al mar y que apuesta igualmente por soluciones verticales a la hora de construir.

Esta última idea se muestra en el pabellón que distribuye diferentes espacios verdes en varios niveles.


Hablamos de  un espacio público en varios niveles, y un espacio adicional en la planta baja para la visibilidad y accesibilidad, la cual queda totalmente abierta, siendo una especie de plaza transitable.

La idea del pabellón se caracteriza por la superposición de seis modelos de  paisaje.

Desde la planta baja, el "paisaje de dunas" que conduce al "paisaje de invernadero", espacio en el que la naturaleza y, sobre todo, la producción agrícola, mostraron una fuerte unión con la vida, incluso en el nuevo mundo de alta tecnología.
En el "pot landscape"  donde encontramos grandes macetas que albergan las raíces de los árboles ubicados en la planta superior, que combinado con medios digitales de  luz y mensajes de color a través de pantallas juegan con la idea de naturaleza e innovación.


"El paisaje de la lluvia” que simulaba un bosque, cuyos troncos  sostenían este nivel, y culminando el edificio, el " paisaje polder " (zonas ganadas al mar), una gran 
zona verde con generadores eólicos.

Desde un punto de vista constructivo, Holanda hace hincapié en lo natural-artificial, con la  superposición de materiales transparentes y opacos, y la tecnología de áreas verdes, abriéndose y cerrándose hacia fuera.

El edificio ahorra energía, tiempo, espacio, agua e infraestructura, Creando así un mini ecosistema que intentara encontrar soluciones a una posible falta de luz y terreno.

El lenguaje de la arquitectura se planteó como un oleoducto para que plantea  nuevas soluciones a los problemas de la contaminación, el agotamiento de los recursos naturales, la congestión y la habitabilidad de nuestros centros urbanos.



Otros pabellones que se pudieron ver en la muestra fue el pabellón de Venezuela, el cual simulaba una gran palmera gigante que se abría y se cerraba según el momento. En su interior podiamos encontrar miles de plantas traidas desde el otro lado del Atlántico, además de materiales autóctonos, castadas, jardines colgantes, creando así una atmósfera que nos transporta al propio país.

No hay comentarios: