viernes, marzo 24, 2006

PABELLÓN DE LA NATURALEZA

Arquitecto: Luis Fernando Gómez Stern
Superficie de la parcela: 1500 metros cuadrados
Superficie construida: 2446 metros cuadrados
Altura máxima: 7,5 metros

El Pabellón de la Naturaleza es uno de los cuatro pabellones que temáticos que todavía siguen en pie. Se encuentra en el cruce del Camino de los Descubrimientos con la Pasarela de la Cartuja, frente a la tapia trasera del Monasterio de la Cartuja.

Consta de un edificio principal, donde se expusieron los contenidos durante la Expo '92, y de un umbráculo-invernadero. 

La "Burbuja Amazónica" durante 1992
Actualmente, el edificio está dividido en dos partes: una acoge el consulado de Marruecos. La otra, es sede del Centro de Educación Ambiental.

El pabellón consta de dos plantas: en la superior se encontraban los contenidos expositivos, la tienda y una sala de proyecciones. En la planta baja se encontraba la famosa "Burbuja Amazónica", una recreación de la Selva con plantas y animales, además de la exposición "Conservemos la Naturaleza".

Una sala audiovisual complementaba la exposición, donde se mostraban imágenes de la naturaleza en España y en América Latina grabadas con la última tecnología de vídeo y técnica "Showscan".


Anexo al pabellón se encuentra el Jardín Americano, un área abierta de 1.600 metros cuadrados. En 1992, este invernadero acogió una interesantísima colección de plantas originarias de América, que se aclimataron bastante bien gracias al clima sevillano y a un avanzado sistema de riego controlado por ordenador.

Sevilla no supo aprovechar este valioso patrimonio que, durante años, estuvo en estado de abandono, perdiendo el 75% de la vegetación original debido a la falta de mantenimiento.

En 2011, el proyecto de recuperación de la ribera del Guadalquivir a su paso por la Isla de la Cartuja recuperó este espacio tan especial, junto a otras zonas verdes como los Jardines del Guadalquivir, la esclusa o el malecón junto al Pabellón de la Navegación.

La zona del invernadero se encontraba en el grado de abandono que se puede apreciar en estas fotografías de 2006.







No hay comentarios: