martes, diciembre 27, 2016

Expo'67. Canadá se muestra al mundo.

Después de un duro pulso, Montreal ganaba la partida a la otra candidata, Moscú, y organizaría la Exposición Universal del año 1967. Eran fechas muy señeras para el país norteamericano, puesto que se cumplían los cien años de su primer acta constitucional (1867).




La gran exposición, en la que jugó un papel muy importante Jean Drapeau, alcalde de la ciudad del río San Lorenzo por aquella época, era un canto a la labor cultural del hombre a lo largo de la Historia. Así, el lema de la muestra fue “El hombre y su mundo”, y evocaba el título dado por Antoine de Saint Exupery a una de sus grandes obras: Tierra de Hombres.

Era, sin duda, una gran oportunidad para que el país norteño se mostrase al mundo de mediados del Siglo XX. Un objetivo cumplido con creces, puesto que los más de 50 millones que visitaron el certamen así lo demuestran.

El lugar idóneo para levantar la magna exposición sería la llamada Isla de Santa Helena, en el mismo río San Lorenzo. Un río ya histórico, usado como hilo conductor en la época colonial, en tiempos de la Nueva Francia. Para la construcción se trajeron toneladas de tierra de las obras del metro y se emplearon en la creación de otra isla adyacente (Notre Dame). Las dos islas formaban las 365 hectáreas de la Expo’67. El área expositiva estaba dividida en cinco grandes  temáticas en torno a la figura humana: creación, colectividad, exploración, producción y el hombre como proveedor.

Del 28 de abril al 27 de octubre, la gran urbe canadiense fue centro del mundo, siendo un gran escaparate, sobre todo, para las grandes muestras arquitectónicas del momento.
Es por ello la intención de encargar pabellones a los principales creadores del panorama arquitectónico. Entre ellos podemos destacar el conocidísimo edificio de la cúpula geodésica de EEUU, obra de Buckminster Fuller, un arquitecto que puso de moda este tipo de estructura cupular, que fue usada en áreas del ejército estadounidense. El llamado Hábitat’67, un pabellón perteneciente al eje temático de la muestra, dio lugar a uno de los proyectos de viviendas más imaginativos del momento. Su creador, el israelí Moshe Safdie, propuso un conjunto de habitación destinado a la aglomeración urbana que se preveía para las décadas venideras. Lo concibió como un conjunto de viviendas unifamiliares que aparecían superpuestas, como las creaciones de algunos juegos de construcción para niños, de los cuales Safdie tomó la idea (Lego).


El pabellón-carpa de la República Federal Alemana fue otro de los destacados. Obra de Frei Otto, estaba realizado utilizando un diseño sencillo enfocado al uso de la membrana textil tensada. Un estilo que Otto había trasladado a su arquitectura después de su pasado como militar en la Segunda Guerra Mundial, construyendo refugios-carpa para sus compañeros de división.

Es de destacar, por otro lado, la no participación en esta muestra de la España franquista. Un régimen que sí había participado en la anterior gran exposición (Bruselas), pero que ahora, a pesar de que vivía un momento de marcado desarrollismo económico, no decidió engrosar la lista de participantes en la muestra de Montreal.

La Post Expo.
Es interesante que hagamos un pequeño recorrido por los años que siguieron a la celebración de la Expo’67 en la Isla de Santa Helena, puesto que quizás haya sido una de las pocas muestras que han intentado, aunque con más pena que gloria, la reutilización de sus activos.

Tras el cierre de la Expo, en octubre de 1967, la alcaldía de la ciudad decidió reutilizar parte del recinto como parque temático. Un lugar de atracciones llamado “El Hombre y su Mundo” conservó parte de los pabellones y atracciones hasta su clausura por falta de público, en el año 1984.
Hoy día podemos encontrar, aún en pie en la Isla de Santa Helena, los pabellones de EEUU (Biosphere), que es un museo dedicado a los ecosistemas canadienses, o el Pabellón de Francia, que es usado como Gran Casino. También en la zona, que es conocida como Parque Jean Drapeau, está ubicado el circuito de Gilles Villeneuve, donde se celebra anualmente el Gran Premio de Canadá de Fórmula 1.