viernes, marzo 24, 2006

TORRE SCHINDLER

Arquitecto: Guillermo Vázquez Consuegra

La Torre Schindler junto a una de las carabelas
Fuente: Álvaro Pinel


Esta torre en forma de embarcación se encuentra junto al Pabellón de la Navegación, del que formó conjunto durante la Exposición Universal de 1992 y con el que comparte arquitecto, siendo construida entre 1989 y 1992, e inaugurada semanas después de la inauguración de la Muestra.

Construida dentro del cauce del río con una altura de 65 metros y 18 pisos, posee dos ascensores con cabina de cristal que, en su día, fueron de los más rápidos del mundo, trasladando a los visitantes a la última planta en tan sólo 24 segundos.

La Torre de la Navegación, como se le bautizó originalmente, es mayormente conocida como Torre Schindler, debiendo su nombre a la empresa suiza de ascensores que lo patrocinó durante la Expo '92 y que proporcionó los ascensores de alta velocidad que posee. Schindler, además, suministró a la Isla de la Cartuja ascensores, escaleras mecánicas y pasarelas para los pabellones, por un valor de 1.600 millones de pesetas de la época, o lo que es lo mismo, más del 70 por ciento de todos los ascensores y pasarelas que se ubicaron en el recinto durante la Expo '92.

Tras la Expo '92, formó parte, junto al Pabellón del mismo nombre, del parque temático 'Cartuja. El Parque de los Descubrimientos' y, a finales de los 90, se integró en el Espacio Cultural Puerta Triana, complementándola con la visita a la réplica de la Nao Victoria, atracada a los pies de la Torre.

Actualmente, y desde 2012, se puede visitar la Torre y su mirador como parte de la visita al Pabellón de la Navegación, donde se repasa la historia de la navegación desde los primeros navegantes y descubridores hasta nuestros días. La Torre contiene la exposición "Una vuelta a la Historia de Sevilla", donde cada planta representa una etapa de la historia de la navegación relacionada con la ciudad de Sevilla, además de mostrar hitos y curiosidades del recorrido naval de la ciudad a lo largo de los años. Así mismo, una de las plantas está dedicada al patrimonio de la Expo '92, donde se muestran imágenes tan simbólicas como la esfera del logo de la Muestra Universal o su mascota: Curro.