lunes, marzo 20, 2006

PABELLÓN DE CHECOSLOVAQUIA



Arquitectos: Martin Nemec y Jan Stempel
Superficie de la parcela: 2389 metros cuadrados
Superficie construida: 2523 metros cuadrados
Altura máxima: 23,4 metros

El Pabellón de Checoslovaquia estaba situado en la calle Marie Curie, conocida como la Avenida de las Palmeras o Avenida 3 durante la Expo '92, entre el Palenque y el Pabellón de Suiza.

La República Socialista de Checoslovaquia fue el tercer país participante en Expo '92 que presentó su proyecto final de pabellón en la Muestra Universal, tras las naciones de Reino Unido y Puerto Rico, en octubre de 1989, tres años antes de la celebración de la Exposición.

El pabellón checoslovaco en 2006


Este edificio, configurado como una gran caja negra, se articulaba en tres plantas y un sótano. Su estructura de acero contaba con superficies acristaladas y de materiales cerámicos, siendo un pabellón con una concepción muy funcional, propia de los esquemas arquitectónicos checoslovacos de la época de entreguerras.

En la primera planta del pabellón se situaron dos restaurantes, ya que durante esos años se produjo la división de el país en dos naciones: La República Checa (Chequia) y la República Eslovaca (Eslovaquia). En la segunda planta se habilitaron los despachos representativos del comisario general de la Sección Nacional checa con salones adjuntos y dos terrazas con abundantes áreas verdes.

Sus contenidos giraban en torno a la situación del país tras la caída del Telón de Acero y la disolución del bloque comunista, así como la intención de tener una gran presencia en el nuevo entorno político y económico de la Europa del siglo XXI. Cabe destacar como principal atracción del pabellón un original espectáculo poético donde el cristal de Bohemia, producto nacional mundialmente conocido, fue el principal protagonista. Además, junto a las distintas demostraciones de arte, historia y cultura checoslovacas, el visitante podía disfrutar de una interesante escenografía que mezclaba luces, colores y sonidos, representando así una alegoría del día y la noche.

Demolición del edificio - Diciembre de 2008
Tras la clausura de la Muestra, y pese a ser concebido como un edificio efímero, se comprobó que reunía las cualidades funcionales necesarias para ser reutilizado y se convirtió en uno de los primeros edificios en ser ocupados, pasando a ser sede de la sevillana AYESA, un grupo de tres empresas que desarrollaban proyectos de ingeniería aplicada al agua y a la electricidad.

Finalmente, la especulación y la falta de uso del pabellón desembocaron en su derribo, acometido en los primeros días del año 2008.